Mallorca Apócrifa


Exploración de África

Más de 100 años antes que los portugueses, los mallorquines ya recorrían las aguas del Atlántico Sur y hundían sus quillas en aguas del río Senegal.

En la exploración de África a principios del siglo XV, había un punto que parecía insuperable, el Cabo Bojador. Hasta que en 1443, el portugués Gil Eanes, logró pasarlo.

viajes mallorquines a África
Cabo Bojador. Wikipedia.
Situado en la costa africana, justo al sur de Canarias.

Sin embargo, Antonio Roméu de Armas, Catedrático de la Universidad de Madrid, nos cuenta otra cosa.

"Sin que pretendamos disminuir o desvirtuar la empresa de los portugueses en África, sobran indicios y pruebas para establecer y fundamentar este aserto: que un siglo antes los mallorquines y catalanes recorrían el Atlántico Sur, rebasaban el Cabo de Bojador y hundían sus quillas en las aguas costeras de Guinea hasta la misma boca del río Senegal."
LA EXPLORACIÓN DEL ATLANTICO POR MALLORQUINES Y CATALANES EN EL SIGLO XIV.

Debemos puntualizar que la iniciativa de esta aventura fué exclusivamente mallorquina, de carácter privado y fomentada por Jaume III, último rey legítimo de Mallorca.

Este otro párrafo también es del profesor Roméu de Armas.

"Las primeras expediciones mallorquinas hay que datarlas entre 1340-1350. Tuvieron que ser reiteradas en cuanto a número, aunque la documentación oficial no haya revelado hasta ahora más que la famosa de 1342, emprendida por los capitanes Francesc des Valer y Domingo Gual, a bordo de las cocas "Santa Créu", "Santa Magdalena", "Sant Joan" y una cuarta más de nombre desconocido. Se trataba de una empresa comercial privada, en la que participaron diversos socios armadores, con apoyo y respaldo oficial, puesto que los títulos y las cartas de crencia le van a ser despachados por Roger de Rovenach, lugarteniente del rey de Mallorca, Jaime III."
LA EXPLORACIÓN DEL ATLANTICO POR MALLORQUINES Y CATALANES EN EL SIGLO XIV.


El historiador Francisco Sevillano Colom también nos habla de esta expedición a las Islas Canarias.

"La organización de las cuatro expediciones reseñadas, de 1342, nos indican que no iban a la aventura, sino a unas islas determinadas y con un objetivo concreto. Vemos que partieron con la idea de descubrir y conquistar islas, fortalezas o castillos en nombre de su rey, el Rey de Mallorca."
LOS VIAJES MEDIEVALES DESDE MALLORCA A CANARIAS. (Anuario de Estudios Atlánticos)

¿Por qué nuestros jovenes, y no tan jovenes, desconocen estos hechos? ¿Por qué se les oculta la verdad sobre el Reino de Mallorca? ¿Quizás el catalanismo tema que se empiecen a hacer preguntas incómodas?
Un territorio como el Reino de Mallorca, una de las potencias comerciales maritimas de la época. Que envía misiones de exploración y conquista donde ningún europeo había llegado. Que desarrolla una escuela cartográfica envidiada en toda Europa. Que da un personaje único como Ramón Llull a la cultura europea y mundial. Un Reino próspero con una población en continuo aumento.
Y que después de su invasión, en 1343, y su reintegro en la Corona de Aragón, pierde el 30% de su población y se sume en siglos de miseria y oscuridad.
Quizás teman que toda esa historia estúpida, inventada, de los "países catalanes" o la repoblación catalana, se les venga abajo.




Tampoco debemos olvidar la expedición de Jaume Ferrer de 1346, representado en el mal llamado "Atlas Catalán" (que debería llamarse Atlas Mallorquín, creado por el mallorquín Cresques Abraham, en Palma de Mallorca.)
Este es otro de los inumerables latrocinios llevados a cabo por parte del catalanismo contra Mallorca y el resto de territorios de la antigua Corona de Aragón. Algo sobre lo que nuestra Universidad (UIB), que debería preservar y difundir el patrimonio cultural de Baleares, no ha hecho absolutamente NADA, demostrando una y otra vez que no son más que lacayos de Cataluña y lo catalán, menospreciando lo que es propio de Baleares.

Jaime III, el último rey legítimo de Mallorca, hasta que en 1343 es depuesto por su cuñado, Pedro IV de Aragón, y muerto en 1349 por las tropas del rey aragones, en la batalla de Llucmajor.
Y aquí terminó, " * el reino en medio del mar", podía haberse convertido en algo parecido a Génova o Venecia, pero no pudo ser.
A partir de aquí empieza un periodo de oscuridad: hambre, disminución de población, pobreza y miseria.

El reino de Mallorca se convierte en botín de guerra, sus arcas son vaciadas y su flota requisada, aquellos que apoyaron a su legitimo rey son perseguidos y represaliados.
Por decreto real, el reino de Mallorca se convierte en parte de Cataluña y sus gentes en catalanes, Privilegio de Sant Feliu De Guíxols, esto fue algo que nunca se admitió por parte mallorquina. Esta humillación duró varias decadas, pero finalmente y por la insistencia de los dirigentes de estas islas, nuevamente fue territorio independiente de Cataluña y sus gentes lo que fueron siempre, ciudadanos del Reino de Mallorca, Privilegio de Gaeta. Pero ya nada volvió a ser lo que fue.

Sin embargo tenemos en la isla un personaje folclórico, que fue presidente de Baleares con el PP, y que ahora podríamos situar en círculos de la izquierda independentista (Tófol Soler), que se pasea dando conferencias sobre el fin del "reino en medio del mar", según él, cuando las tropas borbónicas de Felipe V derrotaron a las tropas del archiduque Carlos en 1715.
En fin, el victimismo catalanista de siempre, es lo que hay."


Después sería la Corona de Aragón quién facilitaría las expediciones de aventureros mallorquines en aquellas aguas, como el caballero mallorquín Joan de Mora, quien inicia una expedición militar contra un enemigo de la Corona de Aragón, en aguas de Canarias. Nada se sabe del resultado de la expedición, ni de la identidad del enemigo, pero si, que Joan de Mora tornó a Mallorca.

La pregunta que nos deberíamos hacer es:
¿como es posible que una isla arrasada, con prácticamente toda su población muerta o expulsada, y repoblada con campesinos catalanes, en solo 100 años medievales, fuera capaz de llegar donde ningún otro pueblo de aquel tiempo llegó?
Algunos estudiosos nos dicen que fué la falta de recursos y la necesidad de conseguirlos fuera. Pero, ¿porqué ninguna otra isla o pueblo de Mediterraneo hizo algo parecido? ¿Como consiguieron la flota y los conocimientos para adentrarse en zonas desconocidas?

Quizás lo primero que deberíamos hacer es descartar esa estúpida teoría catalanista de la "tabula rasa", osea que después de la conquista catalana se empezó de cero, y que todo lo que tenemos se lo debemos a Cataluña.
La sociedad que vino con Jaime I, era una sociedad de soldados, mercaderes y campesinos. Mientras la sociedad mallorquina era heredera de Al-Andalus, la más avanzada de la Europa de aquel tiempo.
Baleares siempre fue tierra de refugiados, cuando en el año 1146, los almohades derrotaron a los almoravides de la Península, algunos huyeron hacia Baleares, donde gobernaban los Banu Ganiya, convirtiendose en el último reducto almorávide y de hecho, en reino independiente.



Imperio almorávide. Wikipedia
El imperio llegaba hasta más allá del Rio Senegal.
La importancia del Rio Senegal se debe a ser un enclave en el comercio de oro.
Se le conocía también como Rio de Oro, y era polo de atracción de todos los que habían oído hablar de él.
Baleares, el último enclave almorávide, debía conocerlo, y probablemente habrían navegado hasta allí.







exploracion africana medieval
Ruta mallorquina en la exploración africana.
La destrucción y brutal saqueo, por parte de las tropas de Jaime I, ha hecho que toda la información que podría haberse encontrado sobre el conocimiento almorávide de la zona desepareciera, y ahora sólo podamos especular sobre el tema.
Pero que navegantes mallorquines, la mayoría de ellos por iniciativa propia, llegaran hasta lugares tan lejanos y supuestamente desconocidos, no puede ser casualidad, sobre todo teniendo en cuenta el conocimiento de la zona, por parte de los antiguos gobernantes musulmanes de las Islas Baleares.
El enclave mallorquín de Canarias, donde incluso se constituyó un obispado con religiosos mallorquines y menorquines, debió de ser utilizado como base donde avituallarse, para saltar después a la costa africana, con dirección al Rio Senegal. Quien sabe si no llegaron incluso más allá. Quizás algún día se descubra algún documento que así lo confirme.


Al-Idrisi fue un cartógrafo y geógrafo almorávide, confeccionó en 1154, un mapamundi en sentido inverso, esto es, arriba el Sur y abajo el Norte. En el podemos apreciar la costa occidental de África, flanqueada por una serie de islas, que serían las Canarias y un río, que sería el Río Senegal. Se puede observar como está conectado con el Nilo, los árabes lo llamaban el Nilo de Gana.
Esto quiere decir que los almoravides tenían conocimiento tanto de las Islas Canarias como del Río Senegal.
Cuando algunos almorávides llegaron a Mallorca huyendo de la conquista almohade, pudieron traer esta información y estos conocimientos.


Mapamundi de Al-Idrisi. Wikipedia


De manera que tendríamos todos los ingredientes para realizar esta aventura:
la información y los datos necesarios para llegar, la flota de los Banu Ganiya (con la que intentaron conquistar el norte de África, pero esa es otra historia), y la imperiosa necesidad de oro para combatir a sus enemigos almohades.

Que después de la conquista cristiana de Mallorca, permanecieran supervivientes conocedores de esta información es más que probable. La posibilidad de reempreder la aventura, debería esperar a la recuperación económica y social. Cuando el Reino de Mallorca consiguió su independencia, en 1276, sería el momento.
Debemos recordar que las expediciones mallorquinas eran empresas privadas. De manera que la dificultad para encontrar información sobre este tema no es algo extraño.

No obstante, tenemos noticia de que en 1291, pasados tan sólo 61 años de la conquista de Mallorca, Jacobo Doria, armador genovés, envía dos galeras capitaneadas por Ugolino y Vandino Vivaldi. Su intención era encontrar una ruta por mar hacia la India, circunnavegando África. Antes hace escala en Mallorca para recoger a pilotos mallorquines expertos, conocedores de la zona a la que deben dirigirse.
Lo cual significa que los mallorquines ya habían estado allí, quién sabe desde cuanto tiempo atrás.
Después de pasar por Cádiz y adentrarse en el Atlántico, no se tiene más noticia de la expedición.

Sin embargo, en el trabajo del profesor Roméu de Armas, podemos leer algo sorprendente:

"Pasados los diez años de angustiosa espera, León Vivaldi, hijo de Hugo, se decide a actuar. Está probado documentalmente su viaje por las costas del Mar ROJO, indagando en cada puerto pormenores sobre el arribo o el naufragio de navíos extraños. Al fin en Mogadiscio, en el país de los somalíes, le dieron sorprendentes informes. Una nave extranjera había allí naufragado hacía poco tiempo, siendo trasladados sus tripulantes como prisioneros al Imperio abisinio o Etiopía, el fabuloso reino del preste Juan."
LA EXPLORACIÓN DEL ATLANTICO POR MALLORQUINES Y CATALANES EN EL SIGLO XIV

Esto quiere decir que si esta "nave extranjera" fuese la de los genoveses, supone que los pilotos mallorquines consiguieron circunnavegar África, 150 años antes que los portugueses.


Por desgracia, es muy significativo que la información sobre las expediciones mallorquinas a Canarias y África, no hayan sido continuadas y ampliadas por investigadores de nuestra Universidad, UIB.
La realidad es que tras el paso de Alvaro Santamaría (el profesor de historia más importante que ha tenido la UIB), cuando nuestros historiadores se escribían con mayúsculas como: El propio Santamaría, Francisco Sevillano Colom, Gabriel Llompart, Guiem Rosselló Bordoy. Era cuando la verdadera historia de Baleares se escribía con mayúsculas.

Ahora, después de 40 años de catalanismo, tenemos en nuestra UIB a un rebaño de mediocres.cat, más preocupados por mantener su culo bien pegado a su silla, que en hacer investigación universitaria.
Desgraciadamente en nuestra Universidad no han quedado más que mediocres y lacayos de Cataluña.

* el reino en medio del mar. Cuando Jaime I conquistó Mallorca dijo ser "El único rey de España que tenía un reino en medio del mar."

Arriba